Rotas por el éxito

Muchas divas se van cuando parecía que lo peor había pasado, cuando parecía que habían superado ese momento en el que un artista se ve en lo más bajo y solo tiene dos opciones: abandonarse y acorrucarse en la oscuridad o escalar hasta la salida del pozo. Y parecía que Whitney Houston estaba en esa segunda alternativa; intentar trepar para salir y respirar aire fresco. Al igual que Amy Winehouse cuando parecía ver que se ha dado cuente de que su “No, no, no” a la rehabilitación le iba llevar a la tumba.
Sigue leyendo

Anuncios