Doble Nacionalidad

Ya sea porque las heredamos o porque lo decidimos, tener dos nacionalidades implica un esfuerzo de identidad e integración doble, aunque también múltiples ventajas.

En esta tertulia analizamos los pros y contras de tener dos nacionalidades, y de la posibilidad de tener incluso una tercera: la ciudadanía celestial, en ese maravilloso lugar donde habita Jesucristo.

Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s