El Titanic

No se hundió por una tormenta… El Titanic tenía todos los recursos, y recibió seis advertencias sobre el peligro que le circundaba, pero la soberbia por sus excelentes condiciones impidió a la tripulación darse cuenta del riesgo.

A más de un siglo de su hundimiento, debemos aprender su lección: Las catástrofes surgen por la confluencia de muchos factores: en el caso del Titanic hubo un exceso de velocidad, la carencia de botes salvavidas, falta de prismáticos, y la famosa soberbia humana.

Ir a descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s